Información y datos sobre el sistema de gobierno italiano

Información y datos sobre el sistema de gobierno italiano

13:23 hrs. - Con el voto de confianza del Parlamento, el nuevo ejecutivo encabezado por Mario Draghi puede considerarse plenamente en funciones. Para algunos —especialmente en naciones como México, basadas en un sistema presidencial— el pasaje que condujo al inicio de esta nueva etapa puede haber parecido confuso, por lo que vale la pena recordar a nuestros lectores cuál es el papel del presidente de la República Italiana en la determinación del grupo de personas que asumen la dirección y responsabilidad del desempeño político y económico del país.

Con la constitución de 1948, Italia adquirió una forma de gobierno parlamentario, por lo que en las elecciones se elige el parlamento y no el presidente del Consejo de Ministros —a veces llamado premier o primer ministro— quien es designado por el presidente de la República.

«El Presidente de la República nombra al presidente del Consejo de Ministros y, a propuesta de éste, los ministros».
Constitución de la República Italiana, art. 92

Sin embargo, el del presidente no es un poder discrecional. De hecho, para asumir sus funciones, el gobierno debe obtener la confianza del parlamento.

«El Gobierno debe tener la confianza de las dos Cámaras».
«A más tardar diez días después de su constitución, el Gobierno se presenta ante las Cámaras para obtener su confianza».
Constitución de la República Italiana, art. 94

Por lo tanto, al elegir al presidente del Consejo designado —es decir, que aún no ha recibido la confianza— el primer mandatario debe identificar una figura que cree que puede obtener la aprobación parlamentaria.

En realidad, no es solo el presidente del Consejo quien debe ganarse la confianza, sino todo el gobierno. Según la Constitución, el jefe de Estado nombra a los ministros a propuesta del presidente del Consejo. La elección del término tiene un sentido claro: aunque la iniciativa es del presidente del Consejo, el inquilino del Quirinal no se limita a aceptarla pasivamente y mantiene también esta circunstancia un papel muy importante.

Para llegar a la designación del gobierno, que deberá presentarse a las Cámaras para obtener la confianza, el presidente inicia consultas con los partidos. Estas, aunque no previstas por la Carta Magna, constituyen una práctica consolidada e irrenunciable. Su número y duración dependen del contexto político y algunas pueden considerarse obligatorias, es decir, las relativas a las conversaciones con los jefes de los grupos parlamentarios, los presidentes de la Cámara y del Senado, los representantes de las coaliciones —si existen y están claramente definidas— los ex presidentes de la República y los jefes de los componentes del grupo mixto.

Aunque no lo disponga la Constitución, si las consultas no dieron lugar a una indicación clara, el presidente de la República puede conferir un mandato exploratorio. Esto es lo que sucedió por ejemplo en 2018 y hace unos días cuando, ante un panorama político fragmentado, el presidente Mattarella confirió el mandato exploratorio respectivamente a Carlo Cottarelli y Roberto Fico.

En cualquier caso, cuando el jefe de Estado confiere el cargo real, la persona propuesta suele aceptar condicionalmente, situación que se resuelve —de manera positiva o negativa— tras breves consultas con los grupos políticos que deberían conformar la mayoría.

Una vez hecho esto, se procede con los decretos de nombramiento y luego con el juramento que deben tomar el presidente del Consejo designado y los ministros: «Juro ser fiel a la República, observar lealmente la Constitución y las leyes y ejercer mis funciones en el interés exclusivo de la nación».

Algunos datos

Los presidentes del Consejo de Ministros de la República Italiana, desde su proclamación en 1946 hasta hoy, han sido 30 y han presidido un total de 67 gobiernos.

Alcide De Gasperi es el político que ha presidido más veces un gobierno (8 gobiernos, el primero de los cuales asumió el cargo en la época monárquica y por lo tanto fue republicano solo en la segunda parte del mandato, es decir, después de la proclamación de la República), seguido de Giulio Andreotti (7 gobiernos), Amintore Fanfani (6 gobiernos), Mariano Rumor y Aldo Moro (ambos 5 gobiernos) y Silvio Berlusconi (4 gobiernos). Dos ejecutivos, en cambio, fueron presididos, en orden, por Antonio Segni, Giovanni Leone, Francesco Cossiga, Giovanni Spadolini, Bettino Craxi, Giuliano Amato, Romano Prodi, Massimo D'Alema y Giuseppe Conte.

El partido que tuvo el mayor número de presidentes del Consejo fue la Democrazia Cristiana (16), seguida del Partito Democratico (3), el Partito Socialista Italiano (2), el Partito Repubblicano Italiano, Forza Italia y los Democratici di Sinistra (1 cada uno). Los 6 restantes fueron independientes, ya que no estuvieron afiliados oficialmente a ninguna fuerza política durante su mandato.

Hasta 1993, todos los presidentes del Consejo eran parlamentarios en el momento de su nombramiento. El primero en no formar parte del Parlamento al ser designado fue Ciampi, seguido de Dini, Amato en su segundo gobierno, Renzi, Conte y Draghi.

El presidente más joven fue Matteo Renzi, quien asumió el cargo poco después de cumplir 39 años; el mayor fue Amintore Fanfani, quien terminó su último mandato a la edad de 79 años. Silvio Berlusconi fue el primer ministro que permaneció en el cargo durante más tiempo en total (3,339 días); Fernando Tambroni fue el presidente que permaneció en el cargo por menor tiempo (123 días).

El gobierno de mayor duración fue el segundo gobierno de Berlusconi, con 3 años, 10 meses y 12 días, mientras que el más corto fue el primero de Amintore Fanfani (22 días).