Gurría: «No hay dilema entre salvar vidas y salvar la economía»

Gurría: «No hay dilema entre salvar vidas y salvar la economía»

18:27:27 hrs. - Ante la pandemia de Covid-19, «es fundamental tener bien claro que la elección entre salvar vidas o salvar la economía es un falso dilema. No hay que plantear el problema en esos términos. Hay que hacer todo lo posible para proteger y salvar vidas primero, ayudar a superar y eliminar la pandemia con políticas públicas, disciplina de la población y vacunas, y eso va a ayudar a aliviar los efectos económicos y sociales. Es decir, mientras más rápido controlemos al virus, su costo será menor», señaló José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), durante el Seminario Perspectivas Económicas 2021 del Instituto Tecnológico Autónomo de
Agregó que México enfrenta un problema logístico de distribución y aplicación de las vacunas contra el covid-19 debido al tamaño de su población.

«En el caso de México nos enfrentamos a un problema físico, además de un problema de salud, económico y social. El problema físico se debe a la logística de distribución y al número de vacunas que hay que tener a disposición».

«En particular, si estamos hablando de vacunas que necesitan dos inyecciones, quiere decir que se necesitan 200 millones de dosis», explicó.

Por eso, debe fortalecerse el sistema de salud. En México es urgente incrementar el gasto y la inversión en estos rubros, ya que hoy en día cuenta con uno de los presupuestos más bajos de la OCDE.

«El gasto de salud en México es menos de 6% del Producto Interno Bruto, la mayoría de los trabajadores opera en la informalidad y cerca del 35% de la población vive en condiciones de hacinamiento», dijo.

Gurría afirmó, además, que el país debe reestructurar su economía para enfrentar el cambio climático y proteger la biodiversidad.

«México tiene que escuchar ese llamado de alerta, aprovechar el momento para avanzar en la descarbonización y moverse hacia las energías renovables. La más importante responsabilidad es proteger al planeta, proteger la biodiversidad, luchar contra el cambio climático».

«Debemos también fortalecer nuestros sistemas educativos, mejorar la preparación de nuestros profesores, la calidad de la educación y promover el uso de las tecnologías, porque sólo 64% de la población está conectada a internet y 40% de los adultos cuentan con un nivel muy bajo de habilidades digitales».

En materia de empleo, sostuvo que la pandemia destruyó todos los puestos de trabajo que se habían creado desde la crisis financiera de 2008. «El desempleo en los países de la OCDE se incrementó del 5 al 7% y el desempleo juvenil en más del 14%», resaltó.

«El impacto en bienestar social» –agregó— «ha sido muy traumático y los más afectados son los más vulnerables, los que trabajan en el sector informal, que en el caso de México se acerca al 60% del total, es decir, más de la mitad de la fuerza laboral sigue en la informalidad».

«La crisis que enfrentamos nos obliga a pensar diferente y actuar diferente. Tenemos un desafío sin precedentes y al mismo tiempo una gran oportunidad para poder reconstruir mejor un sistema económico que funcione para todos, un nuevo contrato social fundado en la inclusión y en la sustentabilidad. Una nueva globalización más armónica, más humana, fundada en la cooperación multilateral», finalizó.