Una orden religiosa mexicana para revivir Superga

Una orden religiosa mexicana para revivir Superga

09:07 hrs. - La Basílica de Superga de Turín vive una auténtica carrera contrarreloj para evitar el cierre, y en estas horas podría resolverse la situación.

Una falta de acuerdo sobre la propiedad estatal ha puesto en peligro el acceso regular a la instalación, que en ausencia de una solución deberá cerrar sus puertas el 1º de julio.

La apertura, de hecho, está condicionada a la presencia de una orden religiosa dentro de ella y la manzana de la discordia se disipa en este punto.

La orden de los siervos de María abandonará la Basílica en junio, situación que de facto pone fin al acuerdo que se encontraba en vigor con la Agencia Estatal de la Propiedad del Ayuntamiento de Turín y la Artis Opera, que administra las instalaciones del museo.

En estas horas, sin embargo, ha llegado una noticia importante: según algunas fuentes, la Congregación de los Legionarios de Cristo —fundada en la Ciudad de México en 1941— ha iniciado desde hace varias semanas diálogos para hacerse cargo de la regencia del santuario y, en caso de que se alcanze un acuerdo, el templo evitaría el cierre.

La joya de Filippo Juvarra, inaugurada el 1 de noviembre de 1731 en presencia del rey Carlo Emanuele III de Saboya, además de ser un punto fuerte de la religiosidad de Turín, es un destino para todos los amantes de la arquitectura, ya que su cúpula fue considerada una obra maestra de la técnica de vanguardia en el siglo XVIII. Un cierre de la instalación sería un daño enorme para la ciudad.

La disputa parece ahora referirse al complejo museístico, que el Ayuntamiento quisiera separar del religioso, y bajo este punto el estancamiento sigue abierto. Pero por el momento la prioridad continúa siendo evitar el cierre de la Basílica.

 

Benchmark Email