El Barolo italiano y la uva Nebbiolo en Piamonte y en México

El Barolo italiano y la uva Nebbiolo en Piamonte y en México

14:04 hrs. – El Barolo, llamado “el rey de los vinos y el vino de los reyes”, encontró en los once municipios de las Langhe donde se produce —al sur de la ciudad de Alba, en el Piamonte— sinergias únicas entre el suelo y el clima, a tal punto que logra sobresalir por encima de las otras producciones de Nebbiolo y tomó el nombre de una de estas aldeas.

En Italia, los vinos que han heredado el nombre del municipio de origen se cuentan con los dedos de una mano —el hermano Barbaresco, el Soave y el Bardolino— y pocos son los vinos que pueden presumir un vínculo tan profundo con su tierra donde la vid, por sus características, necesita una larga maduración que se prolonga hasta finales de noviembre.

El manual de producción del Barolo

El Barolo es un vino tinto elaborado con uvas 100% Nebbiolo y debe pasar por un proceso de crianza de al menos 3 años, de los cuales al menos 18 meses en barrica, para que alcance y exprese al máximo su potencial organoléptico. Con una maduración de 5 años a partir del 1º de enero del año siguiente a la vendimia —de los cuales al menos dos deben ser en barrica de roble o castaño— se obtiene el Barolo Riserva.

La uva toma diferentes nombres o sinónimos y se encuentra en muchas zonas del norte de Italia: Picoltener y Prunent en el Valle de Aosta, Spanna, Chiavennasca (Valtellina), Melasca (en la zona de Biella), Martesana (en la Brianza) y otras para un total de 98 biotipos agrupados en siete genotipos según el análisis SNV (Gambino et al., 2017). En la zona de las Langhe crecen los biotipos más conocidos: Lampia, Michet y Rosé.

Las características organolépticas del Barolo

Este gran vino tiene un color rubí transparente, que se torna naranja a medida que pasan los años. Su bouquet es etéreo, perfilado por pequeños frutos rojos como frambuesas y grosellas negras, cerezas en alcohol, flores marchitas, laca, especias, cuero, pimienta verde, anís, nuez moscada y regaliz. Pero es sobre todo el vínculo con la tierra lo que hace que el Barolo sea único, con una serie de aromas típicos de las Langhe, que incluyen avellanas, hojas y trufas. En la boca es elegante y medido, con taninos que dan estructura y persistencia a una fruta que se entrelaza con deliciosas notas de regaliz y café.

Barolo, il borgo piemontese da cui prende il nome
il famoso vino a denominazione di origine controllata e garantita

La zona de producción del vino Barolo

Hay pocas colinas que ofrecen una variedad tan clara y distinta de suelos y estilos, aunque se encuentren a pocos kilómetros de distancia. El Barolo presenta rostros muy diferentes entre un municipio y otro: Monforte d'Alba es conocido por sus vinos precisos y persuasivos, Castiglione Falletto por los poderosos taninos, Serralunga por su rigor y finalmente La Morra, que ostenta la primacía de la elegancia.

Uvas y vinos Nebbiolo en México

El intento de exportar la uva Nebbiolo a América Latina fue particularmente exitoso en México, donde hoy se cultiva principalmente en el Estado de Baja California Norte.

«Las uvas mexicanas» —explica Hans Backhoff, director general de la casa vinícola Monte Xanic— «son variedades de uva Vitis vinífera que proceden de muchas partes del mundo. Se hacen mexicanas debido a que nacen y crecen en nuestros terruños y adoptan la esencia del suelo y del medio ambiente. Son hijas de manos mexicanas. La Nebbiolo es una variedad de uva que procede de Italia, pero como un buen extranjero naturalizado, ama a México. Después de Italia, México es el segundo productor de Nebbiolo en el mundo».

La Valle di Guadalupe, nello Stato messicano della Baja California Norte

«El nombre de la variedad» —continúa Backhoff— «proviene de la palabra italiana nebbia, que significa niebla. En el Valle de Guadalupe, en Baja California, la niebla de la corriente marina hace su magnífica labor en los viñedos. La Nebbiolo brota rápidamente de la vid, pero tarda en madurar. Es una uva que te demanda paciencia, pero que ofrece su recompensa».

«Los Nebbiolo mexicanos se pueden apreciar con matices púrpuras a la vista en la copa y de color rojo granate. A menudo revelan aromas a flores exóticas como violetas, hierbas salvajes y frutos como ciruela, cereza y grosella. Es un vino con buena acidez y astringencia, de cuerpo medio, muy delicado y elegante».

Patronato ITAL Messico