Exhiben en Italia el “Salami Génova” mexicano como ejemplo de imitación

17:39 hrs. – El “Salami PARMA tipo Génova” producido en México por el grupo Bafar fue exhibido ayer en la Piazza Santa Croce de Florencia por Coldiretti —la principal organización de empresarios agrícolas en Bel Paese— con motivo de la jornada final del encuentro del G20 sobre agricultura.

El embutido se expuso como un ejemplo de imitación de alimentos italianos junto con, entre otros, un kit para hacer queso parmesano vendido en Inglaterra y los ‘pomodorini di collina’ elaborados y distribuidos en China.

«Numerosos ejemplos de falsificaciones descubiertos durante 2020 precisamente en los países más ricos e industrializados que participaron en la cumbre», se lee en un artículo publicado hoy por el periódico La Nazione.

«Los productos alimenticios italianos falsificados en el mundo superan los 100 mil millones de euros en valor» —continúa el texto— «una cifra creciente, equivalente al doble de las exportaciones de nuestro país para este sector».

Coldiretti denunció que dos de cada tres productos agroalimentarios tricolores son falsos y el diario florentino destaca que «los argentinos se han especializado en la elaboración de quesos que recuerdan nuestras DOP más prestigiosas, como Reggianito o Grana Pampeana», mientras que «en Australia tiene éxito el Perfect Italiano Parmesan, una imitación de nuestro Parmigiano Reggiano, para ser rallado sobre los San Remo Penne. Brasil también es una mina de falsificaciones que van desde Mortadela hasta Parmesao y Caccio Cavalo, mientras que los canadienses producen, entre otros, el kit de pólvora para hacer Chianti. En Alemania el Perisecco evoca nuestro prosecco, mientras que en Corea del Sur se sirven Chapagetti, que al menos riman con “spaghetti”».

«Las falsificaciones» —continúa el artículo— «también se encuentran en los restaurantes italianos en el extranjero, donde se puede encontrar la típica caprese servida con queso industrial en lugar de mozzarella de búfala o pasta al pesto con almendras, nueces o pistaches en lugar de piñones. La pizza se ofrece en las versiones más inimaginables, desde hawaiana con piña hasta con pollo. En general, el parmesano, la pasta, los embutidos, el vino y el aceite son los productos italianos más imitados en el mundo».

La Nazione enfatiza que la Región de Toscana también sufre de esta competencia desleal, «que le quita hasta 300,000 puestos de trabajo a nuestro país. En 2020, se identificaron en las plataformas de venta en línea finocchione falso, una copias de baja calidad del queso pecorino, así como falsificaciones del aceite y del Brunello di Montalcino. Durante 2020 fueron 147 las intervenciones del Ministerio de Agricultura para impedir la venta de productos toscanos falsos, de los cuales 91 se referían al aceite».