Hasta siempre Liù

Ore 10.52 – Luisa Comel Reani era conosciuta da tutti, ma con il nomignolo ed il cognome del marito: Liù Colotti. Ecco, ci siamo capiti: lei, la signora Colotti.

Se fue antier, alargando esa siesta vespertina a la que nunca había renunciado, ni siquiera en las épocas más ajetreadas de su vida, y así dejó de existir, desvaneciéndose.

Casi noventa años, pero de espalda recta, siempre arreglada, siempre afable. La signora Colotti había llegado a México muy joven, hija y esposa de aseguradores, nacida en Trieste y obstinadamente italiana, aun cuando entendía que su vida y la de su familia estarían indisolublemente unidas a México.

La mayoría de las personas la recuerdan quizás sobre todo por haber sido la fuerza motriz de la Asociación Italiana de Asistencia durante décadas, incluso cuando los presidentes eran otros, pero Liù fue muy activa también en muchas otras áreas en las que pudo ejercer su espíritu italiano. Intérprete y traductora al más alto nivel, cronista de los empresarios del país de la bota para una entonces muy reciente Cámara de Comercio Italiana en México, Secretaria del Coemit, luego del Comites, instituciones de las que siempre rechazó la presidencia porque en su opinión las actividades de representación no le permitirían ser operativa, como lo era por naturaleza.

Recibió premios y honores del estado italiano, reconocimientos que la enorgullecían, pero que nunca fueron la razón de su actuar.

Su motor era la acción.

En su casa —y más tarde en el departamento donde se fue a vivir cuando Carlo falleció y las hijas habían iniciado su propio camino— había una habitación de las maravillas, donde Liù pasaba su tiempo privado y que mostraba con gusto y orgullo a los que sabía que lo apreciarían. Era la sala de restauración de tapetes, disciplina en la que Liù era una experta y apasionada: una habilidad heredada y aprendida de su madre, quien fue una reconocida maestra en este campo.

Nos gusta imaginarla así, entre los colores cálidos y naturales de esas lanas ordenadas por matices y procedencia, para definir con precisión, como era su estilo, el plan de trabajo más adecuado.

Hasta siempre, Liù. Gracias por todo en tu merecido descanso.

El sábado 29 de enero a las 11.30 horas se celebrará una Misa en memoria de Liù Colotti en el Cementerio Italiano de la Ciudad de México, ubicado en el interior del Panteón Civil de Dolores.

Asociación Italiana de Asistencia

Patronato ITAL Messico