«México es el país latinoamericano que más invierte en Italia»

«México es el país latinoamericano que más invierte en Italia»

04:26 hrs. – Entrevistamos al Embajador de México en Italia, Carlos García de Alba, el martes 29 de marzo. La conversación comenzó con una pregunta sobre si la reunión de la Comisión binacional —programada para este año luego de las postergaciones en 2020 y 2021 por la emergencia sanitaria— será aplazada nuevamente a raíz de la situación en Ucrania.

«Sí, la posibilidad existe» —respondió el embajador— «desafortunadamente es un acontecimiento mundial que está centrando la atención de todos los gobiernos del mundo desde diferentes perspectivas. Actualmente, México es miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU e Italia, como país europeo, está muy cerca del conflicto, por lo que nuestros gobiernos están muy ocupados con esta situación y existe, lamentablemente, la posibilidad de que podamos posponer la comisión binacional. Esto no quiere decir que no haya interés. Recientemente tuve contactos con ambas partes —los dos gobiernos y las máximas autoridades de las dos cancillerías— y me reiteraron que esta sexta reunión debe realizarse en cuanto se den las condiciones».

¿Se puede desvincular la misión empresarial que se está preparando de la Comisión binacional?

Ambas cosas se mueven en paralelo. Lo ideal es realizar la sexta Comisión binacional en la Ciudad de México y al mismo tiempo realizar la misión empresarial, que debe llevar a México un grupo importante de hombres de negocios que quizás no se detengan en la capital, ya que nos gustaría que otros lugares de la República pudiesen recibir a algunos de los participantes, según el sector y el tipo específico de actividad. Así que confirmo que la meta es que ambos eventos se realicen en paralelo este año: la 6ª reunión de la Comisión binacional y la misión empresarial.

¿Ya se pueden revelar los nombres de las empresas interesadas en participar?

Todavía no, sería prematuro. Pero nos gustaría involucrar tanto a las grandes empresas ya presentes en México, como a las medianas —ya establecidas en el país o aún no— con un doble propósito: incrementar su actividad comercial o industrial y captar nuevos prospectos. Cada vez son más las compañías que se dan cuenta de que hay un nuevo TLCAN —nombre que sigue siendo más conocido que T-MEC o USMCA— y entre ellas también hay pequeñas firmas con las características adecuadas para involucrarse en las cadenas productivas ya existentes. Habrá que marcar prioridades sectoriales: agroalimentario, ingeniería, espacio, aeronáutica, textil, moda, sectores que se están abriendo y que darán vida a una misión plural, con un buen número de participantes y diferentes escalas de facturación.

Usted estimó a finales de 2020 2,500 millones de euros de inversiones mexicanas en Italia, pero la Cancillería italiana, en sus informes estadísticos del mismo año, afirma que el total era de 77 millones. ¿Hay una explicación para esta diferencia?

Por supuesto que hay una explicación y lo mismo sucede con las inversiones italianas en México. Muchas veces el registro legal y fiscal de las empresas no coincide con su bandera. Bimbo, por ejemplo —una empresa mexicana global y multinacional— es la primera panificadora en Italia, pero su presencia en el Bel Paese se debe a la compra de una empresa estadounidense con sede en Chicago. Según el Ministerio de Hacienda italiano, por lo tanto, la empresa es estadounidense. Antes de esta entrevista, estuve en la inauguración de una firma mexicana de servicios financieros que acaba de abrir una oficina en Roma, ciudad donde ya cuenta con 96 empleados, todos de nacionalidad italiana. Esto también cuenta, por lo que habrá otras 96 familias italianas que recibirán ingresos de una empresa mexicana. Las oportunidades son más de lo que parece y los registros oficiales son menos que la realidad en cuanto a las inversiones mutuas entre nuestros dos países. Está claro que Italia tiene muchas más inversiones en México que viceversa, pero me gustaría subrayar que el país latinoamericano que más invierte en el Bel Paese es sin duda México.

¿Cuáles fueron los resultados de sus recientes visitas a Sicilia, Barolo y Avezzano?

Son varios. Siempre me reúno con las autoridades de las Regiones y Municipios y este diálogo político nos permite profundizar acerca de los intercambios con México y actualizarnos sobre varios aspectos de la relación bilateral. Además, cada vez encuentro a la comunidad mexicana y siempre descubro un mundo de sorpresas y buenas noticias. Los mexicanos residentes en Italia actualmente somos alrededor de 7 mil, bien integrados y dedicados a actividades maravillosas, como la agricultora veracruzana Teodora Rodríguez, que vive en Cuneo y es la reina de la producción de diferentes variedades de chiles, pimientos y tomates en Europa. No solo abastece a los restaurantes mexicanos en Italia, que ya son cerca de 300, sino que exporta a Alemania, Holanda, Francia y Suiza. Conocer a mis connacionales es siempre motivo de orgullo y sorpresa para mí. Luego está la parte académica. Estamos creando el sistema de Cátedras México con varias universidades y llegamos a 7. Me gustaría terminar 2024 con al menos una cátedra en cada una de las 20 Regiones italianas, sobre diferentes temas. Hasta ahora tenemos arquitectura en Véneto, emigración a Lombardía, energías renovables en Liguria, filosofía en Cerdeña y algunas otras. Pero también está la parte empresarial: estoy descubriendo muchas compañías que, por falta de información y orientación, están perdiendo oportunidades industriales y comerciales en México. Italia es un país muy territorial, con una capital magnífica, pero Italia no es Roma: hay que recorrerla y así se pueden excelentes oportunidades de intercambio.

¿Qué se puede hacer para mejorar los flujos turísticos entre Italia y México?

Mucha más promoción, en ambos lados. Hoy el volumen de intercambios turísticos entre nuestros dos países, que se encuentran entre los más bellos y diversos del mundo, no es satisfactorio. Cuando hablamos de cifras que no superan los 200 mil visitantes en ambos sentidos obviamente nos referimos a números modestos. Necesitamos hacer mucha más promoción, incluso regional, porque los italianos siguen yendo solo a Quintana Roo, la Ciudad de México, Oaxaca y Yucatán y los mexicanos siempre visitan Roma, Florencia y Venecia, pero hay muchos otros lugares hermosos que no conocen. Pero se necesitan vuelos diarios y directos y debemos convencer a las aerolíneas para que abran una conexión con estas características lo antes posible.

¿Cuándo comenzarán los trámites para convertir la Asociación Económica de México en Italia en una Cámara de Comercio?

Sobre este tema Puntodincontro debería entrevistar a la presidente de la AEMI, Letizia Magaldi, que está llevando a cabo un trabajo extraordinario, transformando rápidamente esta asociación en lo que será la primera Cámara de Comercio mexicana en Italia. Mientras tanto, en el último comité ejecutivo —del que soy presidente honorario— se presentó una relación de grandes, medianas y pequeñas compañías de ambos lados del Atlántico que ya forman parte de la AEMI y también hay lista de espera. El 17 de mayo tendremos la asamblea de socios, con la presencia del Ministro de Desarrollo Económico Giancarlo Giorgetti, y creo que llegaremos a 50 empresas asociadas.

Patronato ITAL Messico