«El conocimiento de México en Italia no le hace justicia a su valor»

«El conocimiento de México en Italia no le hace justicia a su valor»

03:00 hrs. - «Un país del G20, de la OCDE, con una economía sólida y estable, mano de obra calificada también a nivel universitario y a bajos costos, 130 millones de habitantes con una edad promedio de 27 años: así es México, un país con trascendencia internacional. resultados notables y un potencial económico importante que merece ser explorado más a fondo».

Así es como Luigi De Chiara, declarándose «privilegiado» de estar al frente de la embajada de Italia en la Ciudad de México, resumió en una entrevista de Maurizio Salvi para ANSA algunas de las razones que justifican el rápido fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre Italia y México.

«México» —dijo— «me recuerda la Nápoles de los 70, de mi adolescencia, cuando los jóvenes querían construir un camino de desarrollo personal y mejorar la condición social de sus padres». Lamentablemente, continúa, «el conocimiento de la realidad mexicana que se tiene en Italia no le hace justicia a su valor real». «Puede ser porque no tenemos una gran comunidad italiana como en Argentina» —explica— «pero eso se compensa bien con factores económicos como la entrada en vigor del tratado comercial con Canadá y Estados Unidos, por lo que México se está convirtiendo en la mejor puerta de entrada de los productos italianos al mercado norteamericano».

Producir aquí hoy, agrega, «significa explotar un conjunto de factores —near-shoring, costos mínimos de transporte y ausencia de aranceles— que hacen sumamente atractiva la perspectiva de exportar a Estados Unidos y Canadá».

Algunas grandes empresas italianas ya lo han entendido, por lo que marcas como Pirelli, Ferrero, Eni, Enel y Brembo han estado operando en México desde hace algún tiempo. El fenómeno también está atrayendo al sector de las pequeñas y medianas empresas. «Lo hacen a menudo» —explicó De Chiara— «paradójicamente no por elección propia, sino porque sus clientes europeos dicen: “O vienes a abastecerme también en el continente americano, o cambio de proveedor en Europa”».

Un síntoma de cómo han ido las cosas en los últimos tiempos lo da también el hecho de que, por ejemplo, en 2020, considerado annus horribilis en todo el mundo, con las políticas expansivas del final de la administración Trump, todas las empresas italianas que operan en México registraron ganancias en algunos casos de dos dígitos, que en Italia fueron utilizadas para apoyar los presupuestos y el empleo.

«Al decir que hay un potencial por explorar» —prosiguió el embajador— «no quiero subestimar el hecho de que en 2021 Italia exportó mercancías a México por un valor de 6,200 millones de dólares, cifra comparable con nuestras exportaciones a países como Brasil, Canadá, India y Corea del Sur».

Un elemento de particular interés es que si bien México comparte su lengua e historia colonial con América Latina, se diferencia de ella por la ausencia de cambios traumáticos de poder, por el rol de estabilidad de las fuerzas armadas, por un encomiable manejo macroeconómico, con un moneda muy estable, el peso, y una deuda pública modesta y estrictamente controlada. «Y el Banco de México» —subrayó De Chiara— «fue elogiado en 2021 por ser el primero en iniciar un ciclo de aumento de tasas de interés para combatir la inflación».

En apoyo al Made in Italy, la Embajada de Italia en la Ciudad de México ha promovido incansablemente iniciativas culturales y promocionales, como las de diseño en el marco de la campaña “Be IT” del ministerio de Relaciones Exteriores. Y muy pronto, revela De Chiara, «una lámpara Tolomeo XXL de cuatro metros de Artemide podrá ser admirada en la entrada de la Cancillería mexicana».

Patronato ITAL Messico