La Comisión de la UE hacia la aprobación del Prosek croata. Italia: «Vergonzoso»

17:50 hrs. – El procedimiento para el reconocimiento del “Prosek" continúa en medio de controversias. La Comisión Europea ha dado su consentimiento para la publicación en el Diario Oficial de la UE de la solicitud de registro de la mención tradicional del vino local croata, una práctica iniciada hace unas semanas y que ya había desencadenado reacciones adversas en el país de la bota, donde las instituciones se han levantado en defensa del Prosecco y su denominación.

El ejecutivo europeo anunció la noticia en respuesta a dos preguntas parlamentarias de los eurodiputados. Ahora inicia un plazo de dos meses para presentar objeciones antes de la decisión final de la Comisión.

«La decisión de la Comisión Europea sobre el reconocimiento de la indicación geográfica protegida del vino croata Prosek es incorrecta», responde el Ministerio de Políticas Agrícolas de Italia en una nota, afirmando que utilizará «todos los argumentos útiles para rechazar la solicitud de registro promovida por Croacia, apelando incluso a los principios de protección expresados ​​por el Tribunal de Justicia en circunstancias similares, como sucedió en el muy reciente caso del “Champanillo” español».

El gobernador de Véneto, Luca Zaia, calificó la decisión de la UE como «sin sentido». «No tengo palabras para comentar lo sucedido. No nos sirve esta Europa. Una Europa que no defiende la identidad de sus territorios, una Europa que debería conocer la historia del Prosecco. La UE debe entender que no solo es un producto que ha tenido todo el reconocimiento formal, incluso con respecto a la reserva de su nombre, sino que el Prosecco incluso ha obtenido el máximo reconocimiento de Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO. Tan es así que la zona en la que se produce se define como “las colinass del Prosecco de Conegliano y Valdobbiadene”, por lo que ahora nos veremos obligados a discutir también acerca del nombre de un sitio ya oficialmente proclamado Patrimonio de la Humanidad».