Premian al químico italiano Balzani:
«Insensato el crecimiento económico que ignora los límites del planeta»

18:24 hrs. – Tras el anuncio el premio Nobel de química, un investigador italiano recibió un importante reconocimiento científico internacional. El químico Vincenzo Balzani, profesor emérito de la Universidad de Bolonia, fue galardonado con el premio Unesco-Russia Mendeleev de Química por «su excepcional contribución al desarrollo científico de la química básica y por su compromiso a lo largo de la carrera, con la promoción de la cooperación internacional, la enseñanza a los jóvenes y el desarrollo sostenible».

El premio Unesco-Russia Mendeleev tiene como objetivo concienciar sobre la importancia de las disciplinas científicas para consolidar la existencia de sociedades pacíficas y prósperas. El premio, este año en su primera edición, fue creado para incentivar el progreso, la difusión de la ciencia y la cooperación internacional y se otorga cada año a dos académicos.

Vincenzo Balzani es miembro de la Academia Nacional de los Linces y de la Accademia Nazionale delle Scienze, ha sido galardonado con decenas de prestigiosos premios nacionales e internacionales y dos títulos honoríficos de las Universidades de Friburgo y Shanghai.

Muchos de sus estudiantes ocupan puestos de liderazgo en universidades y centros de investigación de todo el mundo. Es Caballero de la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la República Italiana.

El químico italiano ha dedicado una enorme cantidad de tiempo y energía a establecer «un diálogo abierto con la sociedad a todos los niveles» y durante décadas ha dedicado algunas horas del curso universitario de fotoquímica al tema de la paz.

Además, el científico ha impartido cientos de conferencias en escuelas primarias y secundarias, universidades y eventos públicos de todo tipo sobre los temas de ciencia, energía, recursos y la responsabilidad moral de los científicos.

Esta incesante actividad le valió el Premio Internacional Primo Levi, que «honra a los científicos que promueven los derechos humanos y el diálogo entre la química y la sociedad». En los últimos años, además, también ha realizado «un trabajo encomiable en la sociedad para subrayar la urgencia de la transición energética de los combustibles fósiles a las energías renovables» y «la insensatez del crecimiento económico que ignora los límites físicos del planeta Tierra».