De Lucchi en el IIC de la Ciudad de México: «Todos somos diseñadores»

13:58 hrs. – Michele De Lucchi, invitado de honor en la edición 2021 del Italian Design Day en México, siempre ha estado atento a los temas de sostenibilidad. En los días que pasará en el país latinoamericano será protagonista de una serie de conferencias y talleres en la facultad de Diseño de la UNAM, el TEC de Monterrey Campus Ciudad de México y de una masterclass en la Universidad Anáhuac, donde hablará sobre la famosa lámpara Tolomeo, creada en 1987 y que —dos años después— le llevó a ganar su primer Compasso d'Oro (los otros dos los obtuvo en la década de 1990), el premio de diseño industrial más antiguo y prestigioso del mundo.

«Tengo la impresión de que se piensa que el diseño es cosa de diseñadores», dijo el miércoles por la noche el galardonado arquitecto de Ferrara en el Instituto Italiano de Cultura (IIC) de Coyoacán, «pero, como bien dijeron los que hablaron antes que yo, el diseño es mucho más amplio y nos concierne de cerca, de hecho, quiero decirles que todos somos diseñadores. Al menos, todos somos diseñadores de nosotros mismos: elegimos cómo peinarnos, qué gafas ponernos, cómo vestirnos, qué comer... todas estas son actividades de diseño. Me he dejado crecer la barba y otros se la han cortado, pero lo importante es pensar que no es algo que concierna a los demás y que nosotros, voluntaria, consciente o inconscientemente, siempre hacemos en todos los momentos de nuestra vida».

«También hay especialistas» —añadió De Lucchi— «pero como diseñador concibo productos, objetos, combinaciones, muebles, edificios, hogares y ciudades. Emparejar objetos es una actividad que todos hacemos, sobre todo en casa, que es el escenario de nuestra vida y elegimos sus contenidos pensando en cómo interpretar al personaje protagonista ideal».

«Entonces, todos proyectamos nuestro futuro. Esto es particularmente importante hoy en día, ya que vivimos en una época de gran transformación. La sostenibilidad no es una moda pasajera y podemos resolverla si todos intentamos diseñar un mundo mejor. El mensaje es este: todos somos diseñadores de un mundo mejor y el éxito del diseño italiano proviene de la idea feliz que tenemos de la vida, que es igual a la idea feliz de la vida en México. El mensaje del diseño italiano debe convertirse en el mensaje del diseño mexicano, para que la idea del futuro sea un poco menos oscura que la que tenemos en mente», concluyó.