Venecia, símbolo de la lucha contra el cambio climático

02:13 hrs. – El levantamiento de las mamparas del Mose está protegiendo a Venecia de la primera marea alta muy sostenida de la temporada a partir del lunes por la noche. La marea —también por efecto del viento— alcanzó diferentes medidas en los distintos puntos del mareógrafo: 123 cm en la plataforma CNR, 133 cm en Malamocco y 139 cm en la presa del Lido.

En la ciudad, la medida se detuvo en 83 cm, con un diferencial de medio metro con respecto al nivel del mar del otro lado de las barreras.

Es la 21ª vez que se levanta esta contestada estructura desde el 3 de octubre de hace un año.

El Mose, acrónimo de Modulo sperimentale elettromeccanico, es un sistema de presas móviles formado por cuatro barreras colocadas en las entradas de la laguna de Venecia compuestas por un total de setenta y ocho compuertas abisagradas al fondo marino por un lado y activadas por la variación de su flotabilidad mediante la introducción y expulsión de agua y aire.

Los pronósticos indican que la marea alta seguirá siendo una amenaza durante el resto de la semana. Aún no está claro si invadirá las partes bajas de la ciudad, comenzando desde la Plaza de San Marcos, pero el efecto de las mamparas debería limitar en gran medida el fenómeno. La operación de levantamiento terminó poco después de las 11 pm del lunes 1 de noviembre (las 4 pm en el centro de México). El lunes llovió sobre Venecia durante todo el día y sopló un fuerte viento que también dificultó la navegación de los vaporetti.

Este año Venecia ya ha sido cubierta 82 veces por mareas superiores a los 80 centímetros, con picos el 2 y 30 de enero, respectivamente de 104 y 109 centímetros, y el 9, 10 y 11 de febrero con 116, 127 y 108 centímetros.

Estas 82 veces han provocado daños especialmente en la Basílica, por lo que se colocará una cerca de cristal alrededor de la estructura que evitará que se inunde.

A pesar de las polémicas acerca de la obra —que aún no está terminada y que presenta varios problemas críticos— hasta ahora el Mose siempre ha demostrado funcionar, evitando muchos problemas para la ciudad.

Sin embargo, el nivel del mar está subiendo y los científicos ya están pensando en cómo salvar a Venecia, que se está convirtiendo en el símbolo de la lucha contra el cambio climático.