El huevo de Pascua, la historia de un símbolo poco conocido en México

El huevo de Pascua, la historia de un símbolo poco conocido en México

12:24 hrs. – Aunque no es una tradición muy difundida en México, el huevo de Pascua se ha convertido con el tiempo en uno de los símbolos de esta festividad en muchos otros sitios del mundo, incluyendo Italia. La tradición del clásico huevo de chocolate es reciente, pero el obsequio de huevos reales, decorados con todo tipo de dibujos o dedicatorias, está relacionado con diferentes símbolos desde la antigüedad, incluso antes del nacimiento de la religión cristiana.

El principal símbolo que siempre ha representado el huevo es el de la vida, pero el de la sacralidad también ha jugado un papel importante. Algunas culturas paganas consideraban el cielo y la tierra como dos partes que se unían para formar un huevo.

La tradición de regalar huevos ya está documentada entre los antiguos persas, quienes tenían la costumbre de intercambiar simples huevos de gallina al llegar la primavera, seguidos con el tiempo por otros pueblos antiguos, como los egipcios —que consideraban el cambio de estación como una especie de primer día del año— los griegos y los chinos. A menudo, los huevos se decoraban rudimentariamente a mano.

El cristianismo retomó las tradiciones que veían el huevo como símbolo de la vida, reelaborándolas en la nueva perspectiva de Cristo resucitado. De hecho, el huevo se asemeja a una piedra y parece sin vida, al igual que la tumba de piedra en la que Jesús fue enterrado, pero dentro del huevo hay una nueva vida lista para florecer de lo que parecía muerto. De esta manera, el huevo se convierte en un símbolo de resurrección.

En la famosa Pala di Brera (o Pala Montefeltro), que data de alrededor de 1472, Piero della Francesca pintó un huevo de avestruz en el fondo arquitectónico, en un nicho en forma de concha. Según los estudiosos, es el emblema de la perfección divina. Su posición ligeramente desplazada con respecto al eje medio del cuadro simboliza la superioridad de la fe sobre la razón. El huevo también se entendía comúnmente como un símbolo de vida y creación. Con este significado, además, haría referencia al nacimiento del hijo del duque de Montefeltro, quien encargó la realización de la obra, particularmente porque el avestruz era uno de los símbolos de su familia. Además, el huevo, iluminado por una luz uniforme, expresa la idea de un espacio centralizado, armonioso y geométricamente equilibrado, la idea de “centro y punto de apoyo del universo”.

Sagrada conversación, Piero della Francesca. Galería de imágenes de Brera.

La rica tradición del huevo de Pascua decorado, sin embargo, se debe al orfebre ruso Peter Carl Fabergé, a quien en 1883 el zar le encomendó la tarea de preparar un regalo especial para la zarina María. El orfebre creó el primer huevo Fabergé para la ocasión, un huevo de platino esmaltado en blanco que contenía otro huevo, creado en oro, que a su vez contenía dos obsequios: una reproducción de la corona imperial y un pollito dorado. La fama que tuvo el primer huevo Fabergé ayudó a difundir la tradición del regalo interno.

Pero el que mayor difusión ha tenido es el huevo de Pascua de chocolate, sobre todo a partir del siglo XX. La añadidura, en el interior, de un regalo fue probablemente el motor que incrementó su popularidad en el ámbito comercial, particularmente entre los niños. De hecho, hasta hace unas décadas, la elaboración de los huevos de chocolate corría a cargo de expertos chocolateros. Sin embargo, en tiempos más recientes, el aumento de la demanda ha hecho necesarios procesos de tipo industrial. Por supuesto, los huevos de Pascua artesanales siguen siendo valiosos, pero su difusión es significativamente menor que la de los comerciales.

Hoy también es posible optar por diferentes tipos de chocolate, determinados cada vez más por encuestas de marketing, como el de soja, el de frutas, el de chile picante y muchos otros, además, por supuesto, de la clásica combinación de dulce y amargo.

La fortuna de los huevos comerciales va ligada a la presencia, en su interior, de juguetes populares. En algunas zonas del mundo, sin embargo, se sigue prefiriendo el clásico huevo de gallina al de chocolate. Especialmente entre los cristianos ortodoxos, que ven en el huevo de chocolate la imagen de una mera explotación consumista de la Semana Santa.

Patronato ITAL Messico