El calendario en Italia para el nuevo parlamento y la formación del gobierno

El calendario en Italia para el nuevo parlamento y la formación del gobierno

12:12 hrs. - En Italia, el plazo para la formación del nuevo gobierno es incierto tras las elecciones del día de hoy.

La única fecha segura, por el momento, es la del 13 de octubre, cuando las Cámaras deberán reunirse por primera vez.

El artículo 61 de la Constitución prevé, de hecho, que las dos ramas del Parlamento sean convocadas «a más tardar el vigésimo día» a partir de la votación.

Todo lo demás puede variar, dependiendo de la respuesta que salga de las urnas y del tiempo que tarden las distintas fuerzas políticas en llegar a un acuerdo. El presidente de la República Sergio Mattarella ha dejado claro que, dado el delicado momento, con Italia presionada por las emergencias internacionales y la crisis energética, la intención es actuar lo antes posible. Y aunque el tiempo medio para la formación de un gobierno, según algunos observadores institucionales, ha sido de unos 30/35 días, ha habido ejemplos de plazos mucho más largos.

En la última legislatura, por ejemplo, tras las elecciones celebradas el 4 de marzo de 2018, el Gobierno verdiamarillo, el primero liderado por GiuseppeConte, asumió el poder el 1 de junio. Por el contrario, en 2001, cuando un centro-derecha unificado ganó claramente el 13 de mayo, ya el 11 de junio —después de menos de un mes— el gobierno guíado por Berlusconi prestó juramento en el Quirinal. La esperanza, en resumen, es que el resultado de las urnas permita a los partidos iniciar de inmediato las negociaciones para dar a luz al nuevo ejecutivo. De no ser así, los tiempos podrían ampliarse para dar paso a alquimias y acuerdos más o menos transversales, como ocurrió en 2018 entre la Liga y el M5S.

En cualquier caso, el 13 de octubre será una fecha decisiva porque los senadores y diputados electos, tras haber dado vida a los grupos parlamentarios, deberán elegir en un primer acto a los presidentes de la Cámara y del Senado: una votación que de hecho indica un mayoría y es una clara antesala de un acuerdo de principio sobre el Gobierno. Una vez que hayan sido elegidos los líderes del Parlamento, comenzarán las consultas con el Presidente de la República, quien convocará a los líderes de grupo, los líderes de las coaliciones, los ex presidentes de las cámaras y los presidentes eméritos de la República al Quirinal para sondear las orientaciones antes de encomendar la tarea de formar el nuevo ejecutivo.

Si el encargo es sin reservas, como en 2001, el elegido se presentará a los pocos días con una lista de ministros. Si es con reserva, sin embargo, como sucedió con Carlo Cottarelli en 2018, el presidente encargado, a su vez, realizará consultas que lo llevarán a disolver la reserva y a presentar la lista de ministros o renunciar. En caso de que no surja una imagen clara de las consultas, el primer mandatario podrá otorgar una asignación exploratoria a una tercera persona con la esperanza de que pueda crear una nueva mayoría. Un precedente, en ese sentido, también ocurrió en 2018 cuando Mattarella encomendó este tipo de encargos, primero a la presidente del Senado, Elisabetta Casellati, y luego al de la Cámara, Roberto Fico. Una vez que el responsable haya acordado la lista de ministros con el Colle, el Gobierno podrá prestar juramento en el Quirinal y en ese momento se considerará formalmente instalado.

Luego, sin embargo, en un plazo máximo de 10 días, tendrá que pedir y obtener la confianza de las dos cámaras del Parlamento. Y sólo después de eso, el Ejecutivo estará en la plenitud de sus poderes. El Jefe de Estado también podría oponerse al nombramiento de un ministro: sucedió en 1994 con Oscar Luigi Scalfaro que dijo no a Cesare Previti para el ministerio de Justicia o en 2014 cuando Giorgio Napolitano no quiso a Nicola Gratteri, propuesto por Matteo Renzi, en la misma dependencia. Pero también Mattarella en 2018 se opuso a la indicación de la Liga y el M5S a favor de Paolo Savona como ministro de Economía. En resumen, puede haber muchas incógnitas, pero las emergencias, incluyendo el Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia y las cuestiones laborales, son apremiantes y requieren en breve «respuestas concretas», como ha recordado el líder de Sinistra Italiana Nicola Fratoianni (ANSA).

Patronato ITAL Messico