Cuando la agricultura habla en femenino

Eugenia Gino, cuando la agricultura habla en femenino

09:36 hrs. - Una historia de un siglo que se ha contado en femenino desde hace casi cincuenta años. Eugenia Gino está muy ligada a su finca de la comarca de Carbonia, en Aragona, un territorio de la provincia siciliana de Agrigento.

En este lugar, donde tiene un profundo arraigo, produce aceite orgánico, almendras y cereales. Eugenia pertenece a la cuarta generación. En el siglo XIX, su bisabuelo Carmelo Salamone, junto con sus hermanos, empresarios vinculados al comercio del azufre, compraron el feudo de Carbonia al Duque della Grazia.

El paisaje en ese momento estaba dominado por densos campos de almendros, el principal cultivo de esta parte de Sicilia. Los viejos almendros, plantados por el abuelo, siguen ahí, en lo alto del cerro, atormentados y retorcidos, para relatar un mundo rural milenario.

Terapeuta del habla, casada con el neuropsiquiatra Antonio Indelicato y madre de Pietro e Isabella, Eugenia Gino toma el relevo de su madre Graziella Salamone, todavía muy activa en la empresa, y con espíritu de modernización y renovación, en el '91 plantó el primer olivo en el marco de la siembra de diferentes variedades.

Siguiendo una filosofía de respeto por el medio ambiente, en 1997 inició el método de producción de la agricultura ecológica. Hoy la empresa cuenta con 2,500 olivos y produce aproximadamente 5 toneladas de aceite de oliva extra virgen ecológico certificado IGP Sicilia, con altos estándares de calidad. A lo largo de los años, la empresaria ha obtenido numerosos premios y el aceite de Carbonia está presente en la Guía Slow Food de Aceite de Oliva Extra Virgen. A finales de septiembre, la empresa participará en Terra madre Salone del Gusto 2022 en Turín, el evento mundial dedicado a la alimentación y las políticas alimentarias buenas, limpias y justas.

Doctora Gino, ¿Podría contarnos con detalle su historia?

Según la cultura de la época, a mi abuelo Filippo no le gustaba que las mujeres de la familia cuidaran la granja. Después de su muerte, mi madre se dedicó a recuperar la propiedad, que había sido encomendada a un colono. No fue fácil rescatarla. Luego empezó un periodo de fortalecimiento de la empresa, en el que también participaron las hijas: nos sumamos mi hermana y yo. Desde hace unos 15 años la administración ha pasado a mis manos. Mi madre plantó el primer olivar en 1991 y yo he seguido ampliándolo.

¿La tierra de producción es propicia para el cultivo?

La empresa tiene en parte un suelo arcilloso, por lo que el rendimiento en términos de aceite es inferior a otras zonas de la misma región, pero aun así refleja los rendimientos medios característicos de estas variedades.

¿Cuál es la característica organoléptica del aceite Carbonia?

A los primeros árboles de Biancolilla y Coratina, estos últimos de origen apuliano, cuyo aceite es rico en polifenoles, añadí otras variedades sicilianas como Cerasuola, Nocellara del Belice y Giarraffa. Desde hace muchos años produzco aceites a partir de una sola variedad para dar a conocer las características organolépticas de los cultivares individuales. Mi objetivo es contar mi territorio y Sicilia a través de los aromas del aceite. La recolección de las aceitunas que acaban de madurar permite potenciar esta gran riqueza sensorial, por lo que es posible percibir un aceite frutado de color verde medio con notas de hierbas y hierbas aromáticas, además del aroma de la cáscara verde de la almendra, hoja de tomate y achicoria.

La empresa está entre los miembros de Addiopizzo (un movimiento antimafia dedicado principalmente a la lucha contra la extorsión, nota del redactor), ¿de qué manera?

Siempre hemos optado por estar del lado de la legalidad, que para nosotros ha sido un elemento fundamental. Creemos en el valor ético del trabajo en el campo, también en la relación con nuestros empleados y colaboradores. Esto significa no explotación de inmigrantes y no contrataciones irregulares. Unirse a Addiopizzo fue, por lo tanto, la consecuencia natural de nuestras ideas. Addiopizzo ha producido una incisiva revolución cultural, nacida en Palermo de la rebelión contra el crimen organizado y las presiones mafiosas, promueve el consumo crítico a favor de comerciantes extorsionados y empresarios que comparten los principios de la legalidad. Hemos sido seleccionados para participar en el proyecto de inclusión social Svolta albergheria-Fondazione con il Sud que prevé la inclusión de sujetos frágiles, en particular, reclusos para los cuales han sido autorizadas medidas alternativas.

La suya también es una empresa ecológica.

Llevamos muchos años en la agricultura ecológica. Siempre hemos tenido en el corazón la idea de respetar la tierra, el medio ambiente, los cultivos, los alimentos que producimos. La producción de cereales y almendras también es ecológica. Nuestro objetivo ha sido evitar trastornar el territorio y mantener intacto un rincón de Sicilia, tal como lo recibimos. Obviamente adaptándolo a las necesidades de una producción moderna, pero tratando de respetar lo que nos entregaron nuestros padres.

En línea, por lo tanto, con el evento Terra Madre.

Este territorio y el producto que promuevo son de todos. Yo tengo la tarea de preservar la belleza del paisaje, de proteger la biodiversidad natural y agrícola, así como garantizar la seguridad alimentaria. Creo que es parte de la naturaleza femenina de cuidar y he hecho míos los valores de mi madre. Estoy orgullosa de ser una administradora mujer y de dar un sesgo femenino a la dirección de esta empresa, en la producción y cultivo de este maravilloso árbol.

En su opinión, ¿la agricultura hoy en día es cada vez más femenina?

Hoy es muy diferente a los años en que mi madre «se puso los pantalones» para ir al campo. Mis colaboradores son siempre hombres: creo que, viendo mi pasión, aprecian el entusiasmo que pongo en la atención a las relaciones laborales y mi innato sentido del respeto a las normas. Conozco a muchas empresarias agrícolas, con ellas se ha creado un intercambio cultural y un compartir constante a través de Confagricoltura donna. Con algunas también hemos creado el mercado Confagricoltura mujer Sicilia.

Le pregunto a la terapeuta del habla: ¿los árboles tienen un lenguaje?

Absolutamente sí. Solo hay que escucharlos y observarlos en su diálogo con el ecosistema. Por eso he elegido vivir en el campo en determinadas épocas del año. El contacto con mis árboles me da la energía y el impulso hacia los proyectos futuros.

Esta entrevista de Luigi Mula se publicó en el periódico La Sicilia el 9 de septiembre de 2022.

Patronato ITAL Messico