Los Navigli de Milán

Los Navigli de Milán

09:02 hrs. - Durante el día forman el telón de fondo de una ciudad trabajadora, siempre de prisa, siempre retrasada, pero por la noche se convierten en el corazón palpitante de la vida social, artística y cultural del lugar.

Son los Navigli de Milán, con sus bares, sus discotecas de moda y también pequeñas tiendas, edificios modernos que alternan con edificios Art Nouveau, los ladrillos rojos de la arquitectura estilo Visconti y los grafitis en las paredes de concreto.

Encanto, historia y contrastes se unen en estas largas vías fluviales cada vez más conocidas en Europa, América y un poco en todo el mundo.

Los Navigli son un sistema de canales navegables, una vez utilizados para el transporte de mercancías, que conectaban el lago Maggiore, el Lago Como y el bajo Tesino, abriendo las vías fluviales de Suiza y el noroeste de Europa a la capital lombarda, del cantón de los Grisones y de la Europa nororiental y, por último, la vía del río Po hacia el mar Adriático.

Una red comercial que fue fundamental para el desarrollo económico de la ciudad y a la que incluso Leonardo Da Vinci aportó su contribución.

No solo fueron conexiones esenciales para el comercio, sino también un preciado recurso hídrico para los campos de todas las áreas circundantes que, a su vez, pudieron desarrollarse y crecer, dando vida a comunidades que, con el tiempo, se han transformado en decenas de centros urbanos periféricos.

En conexión con el trabajo de recuperación iniciado por los monjes de las abadías al sur de la ciudad ya en el siglo X, la construcción de todo el sistema duró desde el siglo XII hasta el XIX. Las vías fluviales aún existentes que forman parte de él son: el Naviglio Grande, el Naviglio Pavese, el Naviglio della Martesana, el Naviglio di Padern, el Naviglio di Bereguardo y el Navigliaccio.

El gran protagonista de la red fue el Naviglio Grande, construido en el siglo XII y controlado por un sistema de presas diseñado por Leonardo Da Vinci en el siglo XV. Todavía hoy es posible ver la del Naviglio Pavese.

Los Navigli en las zonas de Milán y Pavía en el siglo XX

En 1457, Francesco Sforza ordenó la construcción de un segundo Naviglio, el de Martesana, mientras que en 1482 Ludovico il Moro encargó a Leonardo un sistema para conectar el lago de Como con Milán. Los proyectos se exhiben en el Museo Navigli.

El mármol utilizado para la Catedral de Milán, cuya construcción comenzó en 1386, fue transportado a lo largo de estos canales.

En 1805, Napoleón dispuso que se completara la construcción de otro acueducto, el Naviglio Pavese.

Con el desarrollo de la red ferroviaria, el uso de canales para el transporte de mercancías se hizo cada vez menos intenso, hasta que se abandonó por completo con la aparición de los primeros automóviles y los canales se limitaron a ser utilizados como desagüe de residuos industriales.

Hoy en día, una gran parte del sistema ha sido enterrada, dejando la Zona dei Navigli conectada a la Dársena, el antiguo puerto de Milán, solo a través del Naviglio Grande y del Naviglio Pavese.

Iglesia de San Cristóbal en el Naviglio

En el barrio se encuentra la espléndida Iglesia de San Cristóbal, un edificio construido entre los siglos XIII y XV en estilo gótico que en realidad es un conjunto formado por dos edificaciones.

Iglesia de San Cristóbal en el Naviglio

El edificio más antiguo es el de la izquierda, del que, sin embargo, se sabe muy poco debido a la escasa documentación que ha llegado hasta nuestros días. Lo que se sabe es que pertenecería a una iglesia románica construida sobre los muros de una estructura anterior. Después de la reconstrucción a mediados del siglo XIII, junto con las excavaciones del Naviglio Grande, se agregaron el portal gótico y el rosetón a mediados del siglo XIV.

La iglesia más reciente fue construida en el siglo XV siguiendo las instrucciones de Gian Galeazzo Visconti y acogiendo las peticiones de la población que quería dedicar una capilla a San Cristóbal, protector de los enfermos, tras el fin de la grave peste que había causado 20,000 Víctimas en Milán.

El interior se transformó en 1625 para fusionar las dos iglesias en un solo edificio, derribando el muro que las separaba y creando dos naves.

En la pared junto a la nave lateral de la izquierda se han conservado algunos fragmentos de los frescos de la escuela de Bergognone mientras que el ábside mantiene los frescos de la escuela de Bernardino Luini.

En la nave derecha aún podemos distinguir los frescos góticos originales y una espléndida estatua de madera del siglo XIV que representa a San Cristóbal con el Niño Jesús.

Callejón de los lavanderos

Aún puede ser visto en el número 14 de la Alzaia del Naviglio Grande el callejón de los lavanderos, un fragmento de historia prácticamente intacto que es realmente sugerente y merece una visita.

El callejón de los lavanderos

La calle toma el nombre del lavadero en uso desde el siglo XIX hasta mediados del siglo XX donde los hombres de la Cofradía Lavanderos de Milán acudían a lavar la ropa de las familias ricas de la ciudad.

El lavadero, alimentado por las aguas del Naviglio, era un verdadero lugar de trabajo, pero —con la llegada de la Segunda Guerra Mundial— los miembros de la Cofradía fueron reemplazados por mujeres que iban a lavar su propia ropa.

Más allá del lavadero, se alcanza a ver una pequeña plaza al final del callejón, llamada la sciostra.

Cuando los canales eran todavía el centro de la actividad comercial de la ciudad, aquí se descargaban las mercancías que los barcos llevaban al muelle.

Entrando en uno de los patios contiguos, todavía se puede ver una centrifugadora de principios del siglo XX, que servía para secar la ropa. Aquí también había una antigua tienda de ultramarinos donde se vendían utensilios de lavandería, como jabón, cepillos, blanqueador...

Cuenca de Viarenna

La Cuenca de Viarenna es una cuenca de navegación construida entre 1151 y 1558 por la Veneranda Fabbrica del Duomo.

Situada a lo largo del Naviglio Vallone, se utilizó para superar un desnivel de aproximadamente dos metros que separaba la Cerchia dei Navigli y la Dársena.

La Cuenca de Viarenna

El estanque hizo posible el Naviglio Vallone, construido en 1438 por orden de Filippo Maria Visconti para facilitar la construcción de la Catedral de Milán, que sería forrada con mármol de Candoglia. Las pesadas losas podrían moverse mucho más fácilmente a través de la navegación.

Gracias a esta obra hidráulica, el Naviglio Vallone pudo conectar Milán con el lago Maggiore, donde se encontraban las canteras de mármol, permitiendo el tránsito desde el río Ticino hasta el Naviglio grande, para después llegar al Naviglio Vallone, entrando en la Cerchia dei Navigli y finalmente atracando en el lago de Santo Stefano, el punto más cercano al sitio de construcción del Duomo.

La Dársena

Única alberca que queda del sistema de los Navigli en Milán, la Dársena fue reabierta al público recientemente en versión remodelada, gracias a las mejoras realizadas en 2015 con motivo de la Exposición Universal.

Hoy, la Dársena de Porta Ticinese es un punto de encuentro no solo para los dos canales, sino también para los milaneses y los turistas que llegan a disfrutar de un punto particularmente sugestivo de la ciudad.

Las obras han restaurado gran parte de su estructura original, reabriendo también el puente de tres arcos que llevaba más de un siglo enterrado.

Nacidos como un sistema de riego y canales navegables y hoy transformados en un fascinante y animado espacio para saborear deliciosos cócteles y donde cobra vida la famosa tradición del aperitivo, los Navigli de Milán son sin duda un paso obligado para aquellos que quieran realmente llegar a conoconocer Italia.

Patronato ITAL Messico